Cuando pienso en todo lo que implica escribir, me doy cuenta que aunque haya muchas tareas que realizar, al final todas tienen un nexo común: el tiempo.

Escribir una novela no es tan sólo juntar unas palabras y ver el resultado, por lo menos si esperas hacer algo de calidad. Aunque pueda parecer una reflexión un tanto clásica, me gustaría exponer algunas cosas que no conocía hasta que me he puesto en serio.

  • No solo es escribir . Hay dos tareas que te van a quitar bastante tiempo: la historia y la estructura. Estos dos elementos son básicos para que la novela tenga coherencia y hay que pasar un tiempo pesando en ello y no solo al principio, sino en el medio y al final…y después de haber sacado el borrador.
  • Hay otras cosas . No solo las hay, sino que es muy recomendable que las hagas. Estar delante de un ordenador o una libreta implica un trabajo particular y bastante solitario. Además la escritura exigirá de ti un alto nivel de concentración.

“Tengo que pensar en mi novela y su estructura”

“Tengo que dedicar tiempo a otras cosas, además de escribir”

Aunque pueda sonar un poco contradictorio, son frases que en este contexto se complementan.

Uno de las problemas más habituales que me encuentro es estar bloqueado en algún punto de la novela, es lo más normal del mundo. En esos momentos es cuando hago otras cosas que no estén relacionadas con el libro. De esa manera puedo descongestionar mis ideas y por otro lado evito frustración por no poder terminar lo que he empezado.

Hay un montón de artículos y post que hablan de como optimizar el tiempo de escritura (dejo un par de links al terminar esta entrada). Cada uno tiene una forma de afrontar el trabajo de escritura, pero si que hay tres cosas que yo destacaría, que además hago y que me funcionan bastante bien.

  • Fija un objetivo de escritura al día. He leído que hay escritores que lo hacen por palabras o por páginas. Se puede hacer por tiempo o como crea uno conveniente. En mi caso concreto intento escribir unas 2000 palabras al día (tengo tiempo). Pero también me fijo un fin de semana en mi jornada. Los sábados y domingos bajo la cifra a 500 o 600 palabras (lo que suelen tener estas entradas, por ejemplo)
  • Busca un lugar tranquilo y ¡concéntrate! Es de lógica ¿no?. Bien, propongo un reto. Intentad escribir esas 2000 palabras seguidas y sin mirar una sola vez el móvil. Cuando hayáis desistido, quitad el sonido al móvil, cerrar el Chrome e intentad silenciar todos los grupos de Whatsap.
  • Ten una agenda. No solo para lo relacionado con el libro, sino para todo lo demás también. En mi caso no puedo concentrarme durante más de dos horas, así que aprovecho los breaks para hacer otras actividades. Si te planificas todo es mucho más sencillo.

Hay muchos escritores y blogeros que han descrito mil y una formas de aprovechar el tiempo y que sea lo más productivo posible. Al final, como digo, a unos les funcionan unas cosas y otros otras. Pero ¡recuerda!

Escribe todos los días

Ser escritor. Rutina diaria.

Tiempo para escribir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s