Ya te has sentado, delante de tu ordenador o libreta, y has escrito las primeras palabras de lo que va a ser el próximo “best-seller” mundial.

Te sientes imponente porque, al fin, te has decidido a dar el gran paso. Pero cuando vas a prepararte ese segundo café, paras en la estantería que tienes en casa, con todos esos libros que tanto te gustan, y te preguntas:

¿Y ahora qué?

Es probable que si te has hecho esta pregunta, estés a punto de saltar la linea que separa la escritura como hobby, de la escritura como forma de vida.

Como hablamos en otro de los post de este blog, la escritura es la que va a mover toda tu andadura en este nuevo mundo. Pero no todo puede ser juntar palabras. Si quieres hacer que tu novela sea algo más que un archivo guardado en un lugar recóndito de tu PC, hay algunas cosas que deberías empezar a plantarte:

  • Organiza tu tiempo. Puede parecer algo muy “de cajón”, pero es fácil dejarse llevar por la motivación y perder mucho tiempo tratando de dedicarte a escribir.
  • Estructura tu novela. Hay muchas cosas que decidir y hacer para llevar a cabo tu proyecto. Siéntate delante de una hoja en blanco, escribe todas esas cosas que crees imprescindibles y planifica. Te recuerdo que el día tiene 24 horas, y que no solo de escribir se puede vivir. Así que revisa la palabra imprescindible. Y, ¡haz un índice de tu novela!
  • Decide hasta donde quieres llegar. Este es un punto controvertido. Porque es probable que ni siquiera tú sepas hasta donde quieres llegar en un principio. Pero tarde o temprano te tendrás que fijar un límite. Publicar tu obra significa exposición, para lo bueno y lo malo. Además hay que tener en cuenta, que si buscas hacer algo de calidad, vas a tener que invertir parte de tu tiempo, y dinero, en cosas que no controlas o no sabes.

Si te fijas bien, son tres puntos que se convierten en piedras angulares y que se relacionan entre sí:

Tú, el tiempo y tu objetivo (una novela en este caso).

Puede parecer que visto así es muy sencillo. Realmente lo es. Lo difícil es encontrar el equilibrio justo. Aunque cuando estés escribiendo, o haciendo tareas relacionadas con la novela, tienes que tener en todo momento estos tres puntos focales.

Llegará el momento de que llegues al famoso “bloqueo de escritor”, ¿qué harás entonces? ¿un paseo, deporte, escribir algo no relacionado?. Tu objetivo se ve amenazado, eso te puede frustrar y además consumir parte de tu tiempo en busca de una solución.

Si no has dedicado tiempo a analizar esos tres puntos es probable que en algún momento decidas que esta aventura ha llegado a su punto final. Y no es eso lo que queremos ¿verdad?

Sin embargo, si te has parado a pensar, y lo haces cada vez que algo amenaza cualquiera de tus tres pilares básicos, tendrás una herramienta muy potente a tu disposición, que te permitirá enfrentarte a cualquier problema.

Algo tan sencillo como tener planificada una parada cada dos horas, para hacer algo no relacionado con la escritura, puede ser tan efectivo como tener un método infalible para escribir sin parar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s