Siempre me hace gracia cuando escucho a alguien decir eso de: “¿Lo de ser escritor es esperar a que venga la inspiración y ponerse a escribir?”. No es que me haya convertido en un cínico y piense “Pobres ignorantes…”. En realidad me hace gracia porque yo mismo pensaba que era un poco de esa manera.

La realidad es que aparte de escribir (que es la parte “molona”), hay otras muchas historias: documentación, corrección, organización, formación… Y otro montón de cosas (muchas de ellas acabadas en “ón”), que son necesarias si quieres hacer un libro de mediana calidad.

Alguna de esas tareas son tan interesantes y divertidas como el propio acto de escribir, pero hay otras muchas que no lo son tanto: el trabajo sucio.

Quizá, antes de empezar, debería aclarar que el concepto de trabajo sucio es bastante personal e intransferible. Me refiero a que es probable que lo que para mí es una piedra de mil toneladas, para alguno pueda resultar un bonito paseo por los campos de cebada. Quiero decir con esto que, al igual que la mayoría de mis entradas, solo pretendo compartir mi visión del oficio del escritor.

Una forma de que la definición sea más clara, es pensar en el trabajo sucio como todas aquellas tareas que van a ayudar con la escritura de tu libro, pero que no se van a ver reflejadas literalmente en él.

En las entradas de La arena del reloj hay muchos ejemplos de esta definición: la creación de una escaleta, las fichas de personajes, la selección de la estructura de los capítulos y un largo etc. (que podéis consultar si os dais un paseíto por el reloj de arena ;))

Pero hablemos de otras cosas ocultas en las sombras de la contraportada de tu libro:

Documentación.

La RAE dice que es la acción de documentar. El lenguaje cotidiano dice que es contrastar la información y datos que aparecen en tu libro para que no parezcas un idiota.

Esta es una de las tareas que van a tener partes muy bonitas y maravillosas, y otras que desearías no haber conocido (como saber a mitad de libro que para los diálogos se utiliza — y no -), pero que son tan necesarias como las primeras.

No voy a entrar en métodos ni en errores clásicos. En esta entrada pretendo resaltar los descubrimientos que he ido realizando y uno de ellos, bastante importante, ha sido que la documentación no solo es saber cuántas lunas tiene Júpiter, también lo es saber a qué se considera una luna o de dónde viene el nombre de Júpiter.

A lo que voy es que es muy fácil conformarse con lo que aparece en Wikipedia y darse con un canto en los dientes, pero el trabajo sucio dictamina que hay que remangarse los pantalones y meterse en el barro, y la mayoría de las veces suele ser satisfactorio darse cuenta de que si podemos añadir más datos, a los de nuestra querida Wikipedia, el resultado final es mucho mejor.

Os dejo un artículo de Víctor Selles que no puede ser más claro en su concepción de la documentación.

Formación.

¡Sí, señores! También para escritores. ¿Os pensabais que solo valía con mirar los parches que saca la RAE? Yo lo pensaba. ¡Pues no!

Hay una cosa implícita en ser escritor: eres lector. (¡Acabo de descubrir la pólvora!).

No es solo cuestión de tener un pila inacabable de libros por leer (de todos los géneros, no os encasilléis), es más bien tener una lista de blogs, periódicos y publicaciones que os mantengan al día y que os abran puertas que posteriormente son muy útiles. (Feedly es una herramienta maravillosa).
Hay que tener en cuenta que la fábrica de ideas de vuestro cerebro tiene un límite y no solo eso, además, estoy casi seguro de que hay algunos ámbitos que no controláis y que debéis estudiar. Muchas veces esto choca con lo que a uno le apetece hacer y con lo que debe hacer. Esta es una clara definición de trabajo sucio.

En mi caso y debido a mi formación (soy biólogo, ¡sí, como Ana Obregón! Por si te viene la broma a al cabeza) he tenido que hacer un trabajo exhaustivo con mi escritura a nivel sintáctico, gramatical y ortográfico. Si elegí las ciencias es porque me gustaban más, así que todo ese trabajo de formarme para escribir con propiedad me resulta duro, pero necesario.

Es importante que detectéis en que ámbitos estáis más flojos para poder atacarlos y mejorar. Escribir es un acto de formación continua.

Publicidad y marketing.

Esta es buena. Hace unas semanas publiqué una entrada que hablaba de este tema concreto. Para mí es el ejemplo perfecto de tarea de trabajo sucio, porque siento deciros que nadie va a comprar vuestro libro porque sea el vuestro (y el mejor, por supuesto). Lo va a comprar porque alguien se lo va a recomendar, porque la portada es muy bonita, porque la sinopsis es mágica o porque tiene una campaña de publicidad magistralmente construida.

“¿Significa eso que debo gastar todo mi dinero y tiempo en publicitar mi libro?”

¡No por dios! Leeros la entrada de Redes. Pero es algo muy a tener en cuenta si quieres, por lo menos, recuperar lo que inviertas en el libro.

Lo bueno que tiene vivir en nuestros tiempos es que esto es más fácil que nunca. Hace unos años no había Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y otras tantas. Hoy es sencillo poner al alcance de cualquiera las herramientas para llegar a mucha gente, pero ¡ojo! Si hay algo que exige de constancia es este punto.
Las personas tenemos muy buena memoria, hasta que pasa por delante de nosotros ese otro libro que ahora es mi favorito. Hay muchos artículos sobre como trabajar el marketing y cómo hacerlo de manera que vuestro Twitter no se convierta en un mercadillo de domingo.

Solo recordad que si solo os dedicáis a publicitar, estaréis olvidando cosas tan importantes como: la formación, la documentación, la escaleta, las fichas de personajes y lo más importante de todo…

¡Nunca dejéis de escribir!

Anuncios

8 comentarios en “El camino del escritor: trabajo sucio

  1. Felicidades por la entrada. Eso lo primero 😛
    Yo pienso como tú, hoy en día lo tenemos más sencillo que nunca, tenemos acceso a medios que nunca antes tuvimos; tenemos un mayor acceso a documentación, tenemos medios para “aprender” el oficio y tenemos muchas más salidas… la mayoría mejores que la publicación tradicional. Tenemos comunidades, foros y millones de cursos. Solo tienes que poner de tu parte.
    Sin embargo, al mismo tiempo, estamos encasillados en “malas fechas”… Como decían Golpes Bajos “malos tiempos para la lírica”. Hoy en día todo el mundo escribe, la competencia es bestial y asomar el morro entre tanta gente es casi como tocar la luna con el dedo… ¿Cuántos libros se publican al día en Amazon? Y lo mejor, ¿cuántos de ellos merecen la pena?
    A veces, me da la impresión de que los escritores nos hemos convertido en una manada de zombis, vamos todos juntos, siguiéndonos los unos a los otros y lo único que nos mueve es el hambre por publicar. Llegamos a un punto (un género, una revista, una editorial), lo devoramos y seguimos hacia adelante… Buscando el siguiente.
    En fin, tampoco quiero ser cenizo. Estamos en mitad de una tormenta, pero oye, no estamos ni solos ni con las manos atadas a la espalda. El que quiera remar, remará y el que no, se hundirá.
    Lo dices muy bien en la entrada: ¡Nunca dejes de escribir!
    Un saludo!

    Me gusta

    1. Entiendo bien lo que comentas. En mi caso es un sentimiento parecido a la decepción (sin ser tan extremo). Entiendo que el fin de todo esto (en la mayoría de los casos) es intentar publicar y sacar rendimiento de ello, pero no puedo estar mas de acuerdo contigo en que a veces parece que es eso lo único que importa. Por eso prefiero pensar en que hay otros muchos que siguen lidiando día tras día para seguir adelante y generar contenido.
      Gracias por tus comentarios y por el seguimiento!
      Un saludo!

      Me gusta

      1. Yo también creo que hay muchos que están en esto porque les gusta lo que hacen. Aunque, siempre me queda ese regusto a cobre en la boca… Porque al final es eso, parece que lo único que importa es publicar… y si puedes hacerlo antes que el de al lado mejor y si encima lo haces en una editorial un poquito mejor que la suya, mucho mejor…
        Como si todo esto no fuera ya difícil, en vez de ayudarnos, nos tenemos envidias tontas y nos metemos palos en las ruedas 😛
        Si es que, a veces es para darnos de hostias… En fin, menos mal que no todos son así.

        Me gusta

      2. Supongo que eso va en cada uno. Soy de los que ven el vaso medio lleno (quizá soy un iluso). Prefiero pensar que hay mucha gente en esto que disfruta con lo que hace y que se alegra (de verdad) cuando otros como él tienen éxito. Yo voy encontrando a algunos de ellos y es algo gratificante. Me gusta pensar que la gente prefiere ayudarte a montar en la bici que meter palos en las ruedas.

        Me gusta

  2. Muy buena entrada. Tengo una a medias para publicarla en unos días pero creo que esperaré porque has dicho justo lo que quería decir y sentiría que te estoy copiando. De todos modos haré referencias a tu entrada que seguro que a la persona que lea la mia (no suelen ser muchos más :)) también le interesará.
    En cuanto al contenido, muy de acuerdo. El proceso de escribir no se limita a escribir (valga la repetición) lleva implícitos otros, que a veces pueden ser divertidos y otras no. Me gusta ver que se aprende de todo y que esto es solo un camino del que hay que disfrutar el recorrido.
    El que peor llevo es el de marketing, no sólo porque necesitas ser constante y te quita tiempo para otras cosas, si no porque eso de vender y publicitar tu obra no va conmigo. Aún no tengo ninguna terminada pero me gusta ser previsor y cuándo llegue el momento no sé cómo lo haré.
    La documentación me parece apasionante y la entrada a la que referencias me parece también muy buena. Próximamente haré un viaje a un lugar que aprovecharé para documentar mi próxima novela (no he terminado una y ya pienso en la siguiente, así es mi vida desde que empecé a escribir) y no sé si tengo más ganas de ir allí por disfrutar de las vacaciones o por enfrentarme a eso de la documentación.
    Lo de formarse es básico. No sólo leer libros sobre escribir, sino también aprender de otros/as colegas (lo digo como si yo ya fuera escritor, en fin) y tal vez algún curso de escritura para recibir feedback “profesional” o de personas experimentadas.
    Lo que ha sufrido un poco a raíz de empezar a escribir han sido mis lecturas porque no puedo dejar de analizar cada texto y eso me impide disfrutar de las histórias como simple lector. Se me han caído algunos mitos releyendo libros.
    Bueno, después de toda esta chapa que te he dado, me apunto tu blog para seguirlo y repito, muy buena entrada.

    Un saludo.

    Me gusta

    1. Gracias por los comentarios, Alejandro.
      Estaré encantado de aparecer en cualquiera de tus post (ten en cuenta que llevo muy poquito por aquí y toda ayuda es bienvenida).
      Si te sirve como ejemplo, al principio no pensaba en publicar mi novela, pero se fueron cumpliendo una serie de objetivos y ahora en ello estoy. Supongo que cada uno elije su propio camino, con sus obstáculos y encrucijadas. Es una de las cosas bonitas de escribir.
      Con lo del marketing solo puedo decirte que paciencia. Es algo que exige constancia y dedicación, pero tiene momentos especiales (como cuando alguien te deja un comentario positivo). Si realmente quieres dedicar parte de tu vida a escribir debes decirle a la gente porque deben leerte, es parte del contrato y hay que aceptarlo.
      Y en cuanto a la exigencia con tus propios escritos, es un arma de doble filo. Hay que ser crítico con uno mismo y buscar dar lo mejor, pero en algún momento hay que seguir caminando. Aunque se te caigan mitos, aunque a veces las cosas sean duras, si te gusta escribir, sigue haciéndolo. Poco a poco irás encontrando gente como tú (¡te lo aseguro!), que te animen a seguir por ese camino.
      Gracias por tus palabras y estoy deseando ver tu entrada sobre este tema.

      Sumo tu blog a mis favoritos y ¡mucho ánimo!

      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s