FIN.

Quizá la palabra más esperada por el escritor. Eso era lo que pensaba hace un tiempo.

Fin es lo que para el lector supone cerrar el libro y pensar en si le ha gustado o no, quizá hacer una reseña e, igual, hablar con sus familiares y amigos de lo recomendable, o no, que es ese libro.

¿Por qué no iba a ser lo mismo para los escritores?

Porque FIN solo es el cierre de un etapa de la escritura, la que da inicio a otra; apasionante a veces, desesperante otras y retadora la mayoría: la corrección.

Como siempre digo, mi blog no pretende decirle a nadie como hacer las cosas, ni mucho menos en este caso. Solo pretendo mostrar cómo ha sido el camino queme he ido encontrando.

Dicho esto, primer y único consejo que doy en esta entrada (el resto son sugerencias y cosas que me han ido bien):

Buscad la ayuda de un profesional.

¿Ya me estás diciendo que me gaste dinero antes de tener el libro terminado?

No exactamente. Siento deciros que si vais en serio, tarde o temprano tendréis que invertir algo de dinero en cosas que no domináis o para las que hay personas mejor formadas que vosotros, pero eso para otra entrada. Lo que digo, y creo que no es la primera vez, es que hay infinidad de artículos y blogs que os informan de cómo atacar el proceso de corrección de una novela y están redactados por personas con mucha experiencia. Hay artículos sobre cómo orientar el trabajo de corrección, sobre qué cosas tener en cuenta o sobre cómo afrontar el proceso (al final del artículo os dejo algunos ejemplos de todo esto).

¡Leed! No paréis de hacerlo, pero llegados a un punto hay que ponerse manos a la obra.

Cuando puse FIN a Proyecto Aesteria me marqué una agenda de cómo organizarme para corregir la novela. Os la presento (recordad que solo es una manera de enfrentarlo, no la única y verdadera):

  • Jornadas de reflexión. ¡Sí, como los políticos! Una de las cosas más obvias, pero que nadie te dice, es que corregir una novela que has escrito tu mismo tiene como consecuencia un componente subjetivo difícil de erradicar (Puedes escribir mal el nombre de tu personaje, pero nunca concederás que has cometido ese error. ¡Maldito cerebro!) Por eso uno de los consejos más útiles que he recibido es pasar unos días después terminar la novela sin pensar en ella. ¿Y qué hago? Pasea, recupera tu vida social, cómete una hamburguesa con mucho queso o retoma esa biografía que siempre habías querido leer. Cualquier cosa menos acercarte a menos de cien metros de tu novela.

Eso hará que cuando empieces a corregir hayas tenido un tiempo para liberar tu mente (¡Ojo que no es infalible!)

  • Estructura. Fue una de las cosas más divertidas y más difíciles del proceso. ¿Están todos los capítulos escritos con el narrador adecuado? ¿La trama principal y las secundarias se entienden? ¿Esas tramas entran y salen con coherencia? ¿Meto demasiada paja? ¿Resumo demasiado? ¿Mis personajes son lo profundos que deberían? ¿Son unos sosos? ¿Me vuelven loco?

Sí. Esto me pareció divertido por el simple hecho de que me hacía mejorar. Creo que decidí hacer esto en primer lugar porque entiendo que es básico que la novela sea lo que tú quieras que sea, antes de meterte con la ortografía, las cacofonías, los guiones y otro montón de cosas. ¿Qué pasa si te das cuenta que sobra un personaje y has corregido toda la ortografía del libro? Sí, eso que estas pensando.

Ni que decir que para esta fase (que lleva muuuuuuucho tiempo) la escaleta, las fichas de personaje y toda la documentación que hayáis usado es un salvoconducto precioso. (¿Scrivener dónde estabas cuando te necesité?)

  • Estilo. Al haber revisado la estructura ya tendrás muchos apuntes sobre este segundo paso. Seguramente párrafos demasiado largos o cortos, diálogos sin sentido y personajes que no te terminan de encajar. Pero no es solo eso: ¿qué pasa cuando “Decidí que habías llegado a un punto en el que consideré que yo tenía razón” se puede convertir en “te lo dije”? El estilo no solo habla de cómo usas las palabras, sino si son las más adecuadas o incluso si dicen lo que quieres decir. El estilo es algo muy personal, pero hay cosas (muchas de las que no tenía ni idea) que afean tu escritura y que son bastante fáciles de solucionar. Recuerda lee, busca ayuda y se autocrítico.

Una de mis primeras inversiones (pequeñitas) fue 70 trucos para sacarle brillo a tu novela, y no sabéis lo útil que es que alguien (que se dedica a esto) te diga el montón de errores que has cometido y puedes subsanar sin demasiados problemas.

  • Ortografía y ortotipografía. Escribir bien las palabras, usar bien los signos de puntuación y otros símbolos. Soy biólogo. Menos mal que he contado con mucha ayuda en este punto. Para mi lo más difícil del proceso, por la concentración que exige y aún así la frustración a la que te lleva cuando escribes mal “porque” por enésima vez. Paciencia, paciencia y más paciencia. ¡Ah, no os fiéis del Word, ni de cualquier otro corrector, no son humanos!

En mi caso lo hacía por capítulos e intentando fijarme en una sola cosa por revisión (tildes, comas, puntos, guiones, etc.)

  • Lectura final. ¡Sí, otra vez! Después de todo ese trabajo, ¿no querrás dejar pasar la oportunidad de ver el resultado?

No va nada mal leer en voz alta, te das cuenta de cosas que suenan mal o son incoherentes.

¿Pero todo esto implica leer la novela cuatro veces más?

En realidad no. Implica leer la novela muchas veces. (Cuando estaba con la ortografía llegaba a leer los capítulos hasta ocho veces y aún así se me escapaban cosas).

¡Eso es mucho tiempo!

Bueno, sí. Pero de eso va escribir (si lo quieres hacer bien).

¿Y si derivo todo ese trabajo en un profesional?

Es una opción, claro que sí (sin entrar a valorar el dinero). Pero eso no te va a eximir de seguir trabajando. No creas que un profesional va a ponerse delante de un teclado a reescribir tu libro, y otra cosa más:

¿Qué pensarías del libro de alguien que en sus cinco primeras páginas tiene veinte fallos ortográficos?

Por muy profesional que sea la persona que tiene delante tu manuscrito, es difícil que nuestro cerebro obvie algo de mala calidad pensando “seguro que esto es bueno”. Es como vuestro CV, ya podéis ser los Master del Universo, que antes de concederos la entrevista van a leer vuestro historial. (Ya podéis salir guapos en la foto)

Como siempre os digo, cada uno de vosotros debe decidir hasta dónde quiere llegar y qué calidad quiere para su novela. Solo recordad que ese libro donde habéis volcado todo lo que tenéis, lo van a leer otras personas; muchas de las cuales no os conocerán, ni sabrán cual fue vuestra motivación para escribir. Cogerán vuestra novela para pasar un buen rato y eso es lo que esperaran, independientemente de que os llaméis Reverte o Anónimo.

Mucho ánimo con la corrección y sobre todo:

¡No dejéis de escribir!

Corregir novelas tu mismo en 4 pasos.

¿Cuáles son los lectores para los que escribes?

¿Cómo se hace un libro? : Las correcciones.

Link foto portada.
Anuncios

2 comentarios en “El camino del escritor: corrigiendo

  1. Muy buena entrada y con consejos muy útiles.
    Yo cometí el fallo de ponerme a corregir a mitad de escritura y acabé hasta el gorro de mi historia (y de mí). Mientras termino la otra mitad intento no releer nada, salvo si necesito consultar alguna información.

    Por cierto, el libro de Gabriella para mí es oro puro. Ya contrataré los servicios de alguien cuando la novela esté lista, pero ese pequeño manual pasará a ser mi libro de cabecera.

    Nos leemos.

    Me gusta

    1. Gracias por tus comentarios Alejandro!
      Al final tu novela es tu propia obra de arte, siempre habrá algo que no te guste o no te termine de encajar. Al final hay que hacer algún tipo de concesión, por el bien de tu integridad mental.
      Lo importante es que el resultado final tenga la calidad suficiente y que no por ello te hayas tenido que dejar media vida en el intento.
      El libro de Gabriella para mi fue un toque de atención: siempre hay mucho que trabajar y descubrir, pero hay que disfrutarlo igualmente.
      Mucho ánimo.
      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s