¿Os acordáis cuando la mayoría de los anuncios de coche utilizaban el precio como reclamo?

Poco a poco esos anuncios se han ido transformando en “me gusta conducir”, “donde te lleva XXX no te lleva nadie”, “driving quality” y cosas por el estilo.

Desde hace un tiempo el mundo se ha dado cuenta que ya no solo basta con tener un producto bueno, bonito y barato. Ahora tiene que tocar la fibra o, por lo menos, esa tecla que te ablanda y te lleva hasta el concesionario o la tienda pertinente.

Ahora le llaman storytelling: el poder de contar una historia desde las emociones. 

Podría nombrar unos cuantos capítulos de libros que terminan y te dejan con esa sensación (semi asesina) de ”¿en serio?”. Esa capacidad de tocar la fibra sensible, de hacer que nos enfademos, nos riamos o incluso lloremos es una de las claves que tiene que tocar toda novela. Y digo novela, por que quizá un libro de Punset no lo necesite (aunque quizá sí una aspirina para evitar que te explote la cabeza), pero pensad un poco en vuestros libros favoritos, en esos personajes que os encantan (Crush literario le llaman) ¿Por qué lo hacen? Porque tienen sentimientos y emociones, y la capacidad de transmitirlas hará que vuestros lectores no quieran dejar de leer capítulos.

Como siempre la red está llena de consejos en este sentido, pero me gustaría dar una visión propia de lo que he visto hasta la fecha y me parece bastante importante (recordad que estos consejos pueden ser no válidos para vosotros, primero contrastad).

Los clichés y estereotipos. De esto hay toneladas de información y debates de primer orden en cualquier foro (bucead, porque merece la pena). Es verdad que cuando un personaje cumple a la perfección un estereotipo concreto, por ejemplo el del héroe, es fácil sentirse decepcionado (o cuando menos aburrido) si la historia no ofrece algo más. Pero de ahí a que la gente no quiere leer historias en los que los personajes son perfectos y el amor es indestructible, no estoy muy seguro (De hecho me viene a la cabeza un claro caso de éstos que ha triunfado a nivel épico).

En este sentido, y como siempre recalco, hay que ser fiel a lo que uno piensa. Eso implica que si alguien critica tu novela porque el protagonista es un cliché andante, lo peor que puedes hacer es ir en contra de esa opinión. Si es el tipo de personaje que buscabas no hay porque darse de cabezazos con la pared. Nunca llueve a gusto de todos.

Una de las cosas que hago para evitar esto es preguntarle a mis lectores cero qué opinan de mis personajes: ¿son demasiado perfectos? ¿no hacen nada mal? ¿son planos? Es algo en lo que os pueden ayudar un montón y hacer que la historia sea lo que queréis que sea.

Equilibrio de emociones. En algo en lo que coinciden bastantes opiniones es en que a la gente le gusta identificarse con lo que lee. Las personas normales no están siempre deprimidas o siempre contentas. Les pasan cosas y eso les hace cambiar de humor, de forma de enfrentar los problemas o incluso de personalidad. Una de las cosas que más puede frustrar a un lector es encontrarse con un personaje emocionalmente plano. Simplemente pensad en cuántas personas conocéis que nunca tengan cambios de humor o actitud.

Cuando escribes es un poco difícil estar pendiente de este tema, al parecer (y no lo digo yo sólo), tendemos a etiquetar a las personas como método para facilitarnos las interacciones sociales. A la hora de escribir ocurre algo parecido: seguro que tenéis al personaje gracioso, al serio, al tímido y al torpe. Exagero un poco desde luego y, aunque es normal trabajar de esa forma, recordad que la gente quiere ver personas reales, de carne y hueso, con las que se puedan identificar.

Una de las cosas que me ayudó es marcar en los capítulos (con diferentes colores) la escenas en las que intervenía un personaje y después analizar cuál había sido su comportamiento. Eso me hizo, por ejemplo, eliminar un personaje porque no aportaba nada importante.

Climax emocional. Pensad de nuevo en una escena de un libro, o de una película, que os emocionase al límite y después pensad en que es lo que hay en esa escena que os provocaó ese torrente de emociones. ¿Lo tenéis? Pues eso gana lectores, así de simple.

Se puede tener una historia con personajes interesantes y equilibrados, con una historia tejida a la perfección y que pase sin pena ni gloria. Y sin embargo puede haber otra historia con personajes típicos y planos y que sea el “pelotazo” del año.

Si pienso en películas la primera que me viene a la mente es El sexto sentido, no pasa casi nada hasta el final y entonces… (no hago spoiler) te parte por la mitad. Si pienso en libros me pasó algo parecido con El Quinto Día. Es un libro bien escrito, muy documentado pero sin grandes alardes, hasta el final (y es un “tochaco” de los buenos).

Esto quizá puede ir un poco en contra de lo que hablábamos del equilibrio, pero ahí está la trampa: cuando consigáis que el lector esté atrapado en vuestra historia, podréis jugar con cosas menos “reales” (como ese amor imposible, esa salvación in extremis o ese golpe de ingenio definitivo). La gente quiere personajes de carne y hueso, pero que también tengan la capacidad de lograr hazañas que ellos no podrían o no se atreverían. (¡Ah, el ser humano!)

¡Ojo, que esto no es exclusivo de las emociones positivas! El miedo, la inquietud o la incertidumbre pueden ser igual de efectivas.

Hemos hablado de documentarse, de escribir con propiedad, de corregir y de un sinfín de cosas para que tu novela tenga calidad.

Nada de eso importará si el lector no es capaz de sumergirse en la historia, de emocionarse y de trasladarse al mundo que habéis creado para él. 

Probad, haced que os lean, que os critiquen y que os digan hasta dónde les toca la patata vuestras palabras. Pero sobre todo…

¡No dejéis de escribir!

Anuncios

2 comentarios en “La arena del reloj: emociones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s