¿Dónde esta la diferencia entre jugar a ser escritor y dedicarse a ello?

Supongo que no hay una diferencia real, cualquier persona que dedique parte de su tiempo a escribir es un escritor de facto, pero hay una diferencia crucial que define la voluntad de seguir adelante o de quedarse en la cómoda plaza de las aficiones:

El gran salto.

¿Cuál es la motivación de plasmar tus ideas sobre una novela? (Esto es válido para muchos tipos de expresión: la escultura, la pintura, la música). En mucho casos será contar una historia que recoja esas ideas y las resuma, o algo más complejo quizá: una estructura que envuelve un lienzo donde los patrones son elegidos por ti y tu imaginación.

Expresar siempre implica que en algún lado hay un receptor y eso tiene como consecuencia:

Salir a la palestra.

Ya comenté en otra entrada que dar el paso de publicar implica muchas motivaciones. Puede ser la simple resolución de un sueño, una motivación extra o una vocación. En cualquiera de los casos, darse a conocer tiene una serie de consecuencias para las que hay que estar preparado, en la medida de lo posible.

Lo primero que hay que saber es que no estamos solos en esto. El primer convencido de que tu libro va a ser un éxito debes de ser tú, pero también debes ser tu mayor crítico. Se publican muchísimos libros nuevos cada semana y siento deciros que siempre hay alguien mejor. En todo.

Seguro que hay alguien que ha escrito un libro más interesante o tiene mejores personajes o, y esto cada día tiene más importancia, ha diseñado una campaña de marketing magnífica. Esto no es un mensaje desalentador (aunque pueda parecerlo), es una advertencia de que lo que hay delante cuando uno decide salir al mercado no es un camino de rosas y, además, esta lleno de gente que busca hacerse con su pequeña parcela.

Si buscáis orientación sobre cómo afrontar este punto, hay un artículo de Gabriella Literaria (Blog que si aún no conocéis deberíais daros prisa)bastante esclarecedor sobre este asunto. ¿Qué aporta tu libro al mundo? Es una pregunta sencilla que deberíais poder responder desde un punto de vista lo más objetivo posible.

Respuestas del tipo “El mundo tiene que conocerme” o “Nadie ha escrito algo como esto nunca”, están muy bien como motivación, como forma de creer en uno mismo, pero recordad que se publican unos 250 libros nuevos al día, solo en nuestro país, y es bastante difícil que una historia sea novedosa cuando existen una cantidad indeterminada de libros, pero que presumo que es un número con muchos dígitos.

Por eso, aparte de la pregunta que nos propone Gabriella yo respondería a algunas otras:

¿Hasta dónde quiero llegar con mi libro? ¿Es solo por afición o pretendo, por lo menos, recuperar lo que invierta?

¿Voy a lanzarme a la búsqueda de una editorial o lo hago yo mismo?

¿Tengo los conocimientos suficientes para hacerlo por mi cuenta?

¿Tengo aval suficiente para presentarme a una editorial?

¿Estoy preparado para recibir críticas? ¿Y para asumirlas, absorberlas y que me ayuden a mejorar?

¿Qué voy a hacer cuando llegue la primera reseña de una estrella? (Porque todos sabemos agradecer una de cinco)

¿Tengo tiempo para invertir en la promoción de mi libro?

¿Tengo tiempo para seguir trabajando en ese blog que tanto sudor y lágrimas me ha costado?

¿Y si tengo éxito, seguiré adelante?

¿Y si no lo tengo, volveré a intentarlo?

No tienen porque ser estas preguntas, ni llevar ese orden. Simplemente hay que darse cuenta que una cosa es escribir un libro y otra muy diferente es decirle al mundo que lo has escrito y que deben gastar su tiempo (y dinero) en leerlo.

Para eso recordad que vuestro libro debe aportar algo extra, debe tener una calidad aceptable y debe ser suculento para los lectores. Quizá no os pase con el primer libro (a casi nadie le pasa), ni con el segundo, pero si creéis en ello, si pensáis que ponéis todo lo que tenéis en la escritura y, muy importante, si disfrutáis de andar el camino…

¡Nunca dejéis de escribir!

Anuncios

4 comentarios en “El gran salto

  1. El mundo es de los valientes “apañero”. Para mi dar el salto, con todos los fallos que cometerás (que serán entre muchos y montones), significa mucho más que sacar un libro (como es tu caso), sino emprender el camino que crees que es correcto y sobre todo, que te hace estar motivado.
    Bien, después de este rollo de libro de autoayuda, siempre adelante, ¡como los de Alicante! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s