Como hablábamos la semana pasada, hay un momento en el que hay que decidirse y dar el gran salto. Aunque eso implique asumir una serie de riesgos y salir de nuestra querida zona de confort, no hay porque hacerlo sin preparación previa.

La preparación es una herramienta muy útil. No sólo porque nos ayudará a prevenir sustos o malas experiencias, sino que además nos mantendrá alerta cuando nos tengamos que enfrentar a problemas o dilemas.

Publicar un libro es más fácil hoy en día que nunca, pero hay una gran diferencia entre publicar y hacerlo con garantías de, por lo menos, tener el trabajo bien hecho.

Como siempre repito, hay innumerables artículos en la red que os pueden ayudar con los pasos previos: desde que cosas hacer y que no, hasta como hacerlas y dónde encontrarlas.

En este punto es donde empieza a entrar el dinero de por medio, con lo que encontraréis muchísima información al respecto.

Aunque, como siempre, tengo mi punto de vista al respecto. Hay tres pilares básicos a la hora de preparar el terreno:

La novela, el entorno y uno mismo.

La buena noticia es que sólo hay que fijarse en esos tres aspectos: el contenido, el continente y el mensajero.

La mala es que, normalmente, hay que empezar a gastarse algunos cuartos. (Aunque desde luego todo puede hacerlo uno mismo)

En este post y sucesivos hablaremos de esos pilares.

Hoy hablaremos del jefe de la tribu, el que puede ganar la batalla o perderla: el contenido de la novela.

Primer consejo del día: a partir de este punto deberías empezar a pensar en ti como en un lector cualquiera. Alguien que no te conoce a ti ni a tu obra.

La novela es lo que quieres vender: tu artículo estrella. No solo quieres venderlo, quieres que a la gente le guste, ¿verdad? Y no solo eso, además quieres que triunfe por encima de otro montón de libros, conocidos y desconocidos. Así que lo voy a decir ya para que luego no vengan las sorpresas: no existe una fórmula para el éxito.

Hay cientos de artículos y post sobre como hacer que tu novela triunfe, en muchos de ellos hay información muy interesante y útil, pero nadie puede garantizar, de ningún modo, que mañana tengas una letra en la RAE.

Sólo hay algo que puede garantizar que te asegures un lugar tranquilo en un rincón de tu conciencia: la calidad.

Un amigo mío dice que el contenido es el rey, el que determina si la gente te sigue o no, y estoy de acuerdo con él al 90% (a todo el mundo le decepcionó el episodio I de La Guerra de las Galaxias y no por ello la gente dejó de creer en la franquicia Star Wars).

¿Qué aporta tu libro al mundo? Es la pregunta clave en este sentido. Cuando tu novela esté en las librerías o en la sección libros de Amazon, eso será lo que se pregunte el lector (tu futuro comprador). Y cuando lo abra y empiece a leer querrá emocionarse, divertirse o evadirse de los problemas de su día a día.

Por eso lo que tenga que decir tu libro es muy importante, pero no puede decirlo de cualquier manera: tiene que tener sentido, tiene que ser coherente y, además, tiene que hacerlo de manera sencilla y atractiva. ¡Si, señores! ¡Bueno, bonito y barato!

En cuanto al contenido hay tres cosas básicas que todo escritor debería hacer antes de sacar su novela a la luz: una corrección de estilo, una corrección orto-tipográfica y un informe de lectura (o varios).

Corrección de estilo. Va a determinar si tu libro es coherente, esta bien escrito y si cuenta lo que quiere contar. Mi opinión personal es que esto no es algo que debería hacer el propio autor (igual Stephen KIng puede hacerlo, después de escribir 20000 libros). Por una sencilla razón: no se puede ser 100% objetivo. También pienso, además, que es lo más importante de todo.

Si tu libro no consigue transmitir, todo lo demás no importará demasiado.

Cuando terminé proyecto Aesteria y empecé a preparar su publicación, este fue el aspecto al que le di mas importancia. En mi caso busqué ayuda profesional que fuera potente en ese sentido.

Corrección orto-tipográfica. ¿Os ha pasado alguna vez leer un mensaje con tantas faltas de ortografía que os ha sido inevitable ponerle la etiqueta de “burro” a su emisor? Esto aplicado a tu libro implica que nadie va a pasar del primer capítulo (y si no buscad bloggers que sean reseñadores y leed) y quizá tu historia es buena, pero no te puedes olvidar que nuestro idioma (y todos los demás) tienen reglas que cumplir. La ortografía no va a hacer que tu historia sea peor, pero si va a hacer que la gente que la lea piense que no tiene la calidad suficiente o, peor, que el que lo ha escrito no le puso el empeño suficiente.

Esto es algo que os podéis ahorrar si tenéis la capacidad y le ponéis mucha atención. Aunque siempre recomendaré un último vistazo de un profesional. (Para proyecto Aesteria y dada mi formación académica, no me ha quedado otro remedio que buscar ayuda)

Informe de lectura (reseña).

¿Por qué voy a pagar para que lean mi libro, no busco lo contrario?

Posiblemente el primer error, y uno de los más graves, que se comete es pensar en que tu libro ha llegado para cambiar el mundo. 

Para poder ser profesor hay que haber sido antes alumno. Una vez revisado el contenido, estarás maravillado con tu obra, con lo que has sido capaz de transmitir. Solo permitidme recordar que cada uno es como es. Mucha gente opina que La Vida es Bella es un peliculón, pero siempre habrá alguien que te diga que no le gustó. Eso no es necesariamente malo, si se traduce la disconformidad de una forma constructiva. De eso va un informe de lectura.

Un primer paso es dejar que la gente de vuestro entorno lo lea. No es el método más efectivo (porque si son buenos amigos no querrán minar lo que tanto os ha costado), pero os servirá para daros cuenta de cosas importantes :si engancha, si es rápido de leer, si es muy técnico, muy burdo, etc.

Ese primer paso lo podéis hacer las veces que queráis o consideréis necesarias, pero al final siempre deberíais plantearos acudir a alguien que se dedique a leer libros y a reseñarlos de manera profesional. Alguien que os diga en que punto está vuestro libro, antes de que os lancéis a la aventura.

Hay un montón de lugares donde podéis hacer esto: editoriales, empresas independientes de corrección o incluso bloggers. Os recomiendo, antes de nada, que os leáis las reglas. David Olier, en su blog El Rincón de Cabal (si escribís ciencia ficción estáis tardando en hacerle una visita), deja un interesante post al respecto.

Y sí, por un trabajo así lo lógico es pagar, señores.

En definitiva: estáis preparados para lanzaros al estrellato, tenéis la convicción, las ganas y la motivación. Pero no olvidéis que vuestra novela va a ser leída por gente que no sabe de esa motivación ni esa convicción. Así que poned todo vuestro empeño en que la novela se venda por si misma.

Y recordad que la práctica hace al maestro…

¡Nunca dejéis de escribir!

Anuncios

3 comentarios en “Preparando el terreno: el contenido de tu novela

  1. Muy buen artículo y totalmente de acuerdo con todo. Sólo tengo una duda, ¿el informe de lectura lo harías antes o después de la corrección? Imagino que antes ya que si tuvieras que cambiar algo tendrías que volver a corregirlo, pero preferiría conocer la opinión de alguien con experiencia.

    Saludos y nos seguimos leyendo.

    Me gusta

    1. ¡Gracias por tu comentario Alejandro!

      Lo haría antes desde luego. Es cierto que el proceso sería más lento, pero te asegurarías un contenido de mayor calidad. De todas maneras, una buena corrección de estilo ya debería darte algunas pistas y los amigos (o familiares), aunque con cariño, dan muy buenos consejos.
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s