Segunda Etapa del Reto Lector 2017, esta vez de la mano de un género al que no estoy acostumbrado y del que no sabía que esperar.

Vayamos con la reseña de Blackwood: piel y huesos. 

img_20170119_181734268Novela, de género terror, basada en un pequeño pueblo minero americano, en medio del bosque y que se centra en las desventuras de un escritor en horas bajas y su entorno. 

Expectativas.

Es bastante probable que sea el primer libro de terror (que pueda englobar cien por cien  en este género) que leo. No es un género que me atraiga especialmente (tampoco en el cine, por darle un poco de empaque a la argumentación). Por eso me enfrentaba a Blackwood con la mente lo más abierta posible y con ganas de ver que depara un libro de este tipo.

Jaume Vicent, el autor, es el comandante del blog Excentrya, del que soy asiduo y suscriptor. Hago este apunte para que el que tenga que decir que valoro en uno u otro sentido los diferentes apartados debido a que es un autor al que sigo (y respeto), tenga una base sólida para hacerlo, aunque mi intención sea ser lo más ecuánime posible.

Historia.

No puede decirse que la historia sea compleja, enrevesada ni con giros constantes. Aunque creo que no es muy necesario. La acción se sucede en un ámbito muy reducido, con pocos personajes y con localizaciones escasas (aunque muy bien definidas).

En este punto, supongo que aquel lector que busque una historia de terror psicológico, con vueltas y revueltas, con una trama tirando a thriller, pueda sentirse decepcionado. La historia tiene mucho ritmo, tiene sus saltos y vueltas de tuerca, pero sin alardes excesivos.

Siempre he pensado que un libro no tiene porque depender de una historia potente para resultar atractivo, y creo que este es un caso bastante definitorio. La historia no es nada del otro mundo, quizá hasta os parezca sacada de un guión de cine, pero creo que cumple a la perfección con su cometido: ser el vehículo del resto de las partes.

Personajes.

Sí. He leído algunas otras review. Y debo mostrarme en desacuerdo con aquellos que han visto en los personajes un estereotipo demasiado definido (escritor en horas bajas, poli de pueblo, chica guapa sin escrúpulos). Creo que, al igual que la historia, la presentación de los personajes sigue una línea sencilla y definida, para ir cambiando, poco a poco, y ponerse al servicio del avance de la trama.

Debo decir que la “mutación” de alguno de los protagonistas (no hago spoiler) es simplemente magistral. La capacidad para describir el descenso a los abismos debido a lo que enfrentan los protagonistas, es una de las aspectos que más me han gustado; por credibilidad (la sensación de miedo primordial está tan bien descrita que se puede sentir) y por hacerlo de una manera muy lógica. De nuevo sin alardes y con un lenguaje claro y directo. Quizá ese es uno de los méritos, representar un cambio de tal magnitud en los personajes sin que parezcan súper héroes de Hollywood.

Para la extensión de la novela, un desarrollo de los personajes muy interesante y bien llevado. 

Estilo y narrativa.

Llegamos a lo que creo el punto principal y más destacable de esta novela.

Cuando leo un libro y pretendo valorarlo, creo que es justo tener en cuenta con qué estamos jugando. En este caso hablamos de un libro de terror, una novela en la que el objetivo principal es generar un sentimiento muy concreto en el lector. Quizá una novela histórica deba hacer mucho énfasis en el mundo y la historia, al igual que una novela romántica deberá tener unos personajes muy potentes y una ambientación ceñida al argumento. Pero aquí se busca una sola cosa: miedo.

La novela me ha atrapado desde el principio. Al inicio por el ritmo y el estilo del autor: rápido y directo (algo que me gusta en particular). Con unos personajes fáciles de identificar y seguir. Pero poco a poco, según empiezan los primeros acontecimientos, el ritmo cambia; no para hacerse más lento (la novela no te deja respirar ni un segundo), sino para pararse en todas aquellas partes en el que el protagonista principal (el terror) hace acto de presencia. Sin lugar a dudas me ha parecido el punto más fuerte de la novela: la capacidad de transmitir la sensación de miedo, de absurdo, sin sentido y terror.

He leído en otras review que en algunos momentos las descripciones resultaban repetitivas y yo me pregunto cuántas maneras hay de describir un miedo tan primordial y atroz que toca nuestros sentimientos más primitivos (quizá no tengo mucha imaginación).

Sin duda alguna, me parece un libro que cuida en extremo esos momentos de terror, y pienso que es lo que debe buscar un libro de este género (desde mi ultra limitada experiencia).

Que decir que me he “bebido” el libro en menos de una semana, en huecos que sacaba mientras escribía, y en algunas ocasiones me he dado cuenta de que tenía el cuello en tensión por saber cuál iba a ser el desenlace.

Conclusión.

Sí, es probable que la historia no sea sorprendente. Sí, puede que los personajes no te parezcan la leche. Y hasta es probable que lo consideres algo cinematográfico. Pero la sensación de miedo está perfectamente conseguida, la historia fluye a una velocidad espeluznante y te atrapa sin remisión, y la narrativa está muy cuidada y debo discrepar con aquellos que la encuentran monótona. ¿Sencilla y directa? Puede. ¿Efectiva como pocas recuerdo? Sin duda.

Mi tendencia como lector es hacia libros “sesudos”, con un trasfondo complejo y con personajes que te arrastran hacía el mundo imaginario. Es fácil imaginar que un libro como Blackwood: Piel y Huesos no entrase entre mis “pendientes de leer”. Pero después de haberme dejado arrastrar por el terror, debo decir que me ha gustado la experiencia. Que he disfrutado devorando la novela en una semana y que, sobre todo, me ha sabido transmitir un sentimiento angustioso en todas sus páginas.

Un 4 (sobre 5 en GoodReads) para un libro muy entretenido y que cumple con su función a la perfección.

Ah…

…cuidado con el olor a musgo…

Anuncios

6 comentarios en “Reseña. Blackwood: piel y huesos.

  1. Pingback: Reto lector 2017
  2. Yo tampoco era muy asidua al terror cuando me encontré con este libro, y desde que leí la última página no he podido evitar buscar más. Si un libro hace eso, es que es muy grande. A veces no se necesitan explosiones, ni tramas de conspiraciones, ni que cada personaje sea raro y único. Para mí, como lectora, lo que más me gusta es ver la profundidad y evolución de los personajes; y como escritora sé que eso es de lo más difícil de conseguir en una novela.

    Además, como bien dices, crea a la perfección la atmósfera de terror, tanto que ahora, siempre que aparco en mi casa, al lado tengo un bosque, y cuando salgo del coche miro hacia él esperando no encontrar nada.

    Bonita reseña. Biquiños!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Cris!

      Siempre he pensado que la finalidad de un libro es entretener. Quizá no pensaba que un libro de terror pudiera hacerlo, pero me alegro de haberme equivocado.

      A veces parece que pensamos que la lectura de un libro te tiene que cambiar la vida y parece que si no lo consigue esa obra no es válida. Creo que como lector hay que saber apreciar la capacidad de enganchar y como escritor me parece imprescindible entender como activar esos mecanismos en el lector, y este libro lo consigue a la perfección (por lo menos en mi caso).

      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s