_wAxtm_u.jpg-largeNunca había tenido en cuenta el relato como opción. Siempre me había parecido que era una especie de categoría menor dentro de la narrativa y antología me sonaba más a una compilación de zarzuelas que a una colección de ideas desarrolladas.

Menos mal que tengo la capacidad —aún— de reconocer que soy un ignorante.

Hace más o menos un año leí La imaginación también muerde, una antología de relatos de terror, fantasía y ciencia ficción publicada por David Olier. No compré el libro por atracción, era algo mucho más relacionado con la curiosidad. Quería saber como era una novela escrita por alguien propietario de uno de los blogs que más me gustaba en ese momento —y que ahora es una referencia—. El resultado, como muchas veces en la vida cuando vas sin expectativas, me sorprendió, aunque quizá debería decir que abrió una puerta en mi cabeza que ni siquiera sabía que estaba allí.

Un año después he tenido la suerte, el honor y la enorme responsabilidad de ser lector cero de la segunda antología de David: Memoria Selectiva.

Cualquiera puede pensar —y, de hecho, es libre de hacerlo— que mi valoración tiene que ver con la implicación emocional en el proyecto o con la admiración que siento hacia el trabajo de David.

Por eso no voy a hacer una reseña al uso y voy a intentar a explicar a ese lector escéptico con los relatos, con el trabajo de escritores nacionales y, sobre todo, con el de autores poco conocidos, que hay un mundo por ahí que merece la pena conocer.

Consideraciones.

El relato tiene dos características esenciales que lo hacen diferente a la novela: la necesidad de cada palabra y la sorpresa.

Una novela tiene que tener estas dos características pero pueden ser dosificadas. En un relato cada palabra debe estar imbuida de significado para que la historia funcione y no se difumine en el tránsito. Y eso es muy difícil.

Un relato, además, no puede basarse en el carisma de un personaje, la belleza o poderío de un mundo —worldbuilding— o una minuciosa trama que lo explique todo al final. No hay cabida para tanto recurso, todo debe basarse en un idea que desarrolle todo lo demás. Y eso también es muy difícil.

Y, por último, en un relato el estilo, la capacidad de atraer y de sorprender son mucho más relevantes que en una novela. No hay espacios para concesiones y, además, hay que trabajar sobre muchas ideas y que todas ellas tengan un equilibrio para que la antología no parezca descompensada. Y esto es lo más difícil.

Cuando leí La imaginación también muerde, me sorprendió descubrir a un escritor de ciencia ficción, sobre el papel, que tenía maña con el miedo y el terror —géneros que no me entusiasman—, pero sobre todo me paré una rato a pensar sobre la capacidad de utilizar situaciones cotidianas y darles la vuelta como a un calcetín.

En Memoria selectiva se va un poco —o un mucho— más lejos. Aquí hay ciencia ficción de la que me gusta: especulativa. Hay afán por hacerse preguntas que abundan en la CiFi, ¿hacía dónde se dirige la humanidad? ¿Seremos capaces de que la tecnología no nos domine? ¿Para qué sirve la ética? ¿Qué nos define como especie? Esas preguntas que aparecen y se desarrollan en libros de pesos pesados del género, como Stephenson, Egan o Chiang.

Pues también hay respuestas para esas preguntas en Memoria selectiva y digo, sin miedo, que con mucha más valentía que en otros libros.

¿Cómo te atreves?

Pues es sencillo. Cualquier libro que publique uno de los anteriormente citados ya tiene público asegurado. Y también alabanzas y críticas. No digo que lo que escriban esos autores sea fácil de hacer. No lo es de ningún modo.

Pero probad a leer Memoria Selectiva, a pararos después de leer Equilibrio, Señor presidente o el relato que da nombre a la antología y pensar en qué mensaje transmite y cómo lo hace. En como una idea, aparentemente sencilla y que a cualquiera se le puede ocurrir, se va desarrollando en una trama con traca final, sin concesiones, sin florituras, dura como la vida misma. No hope, como el mismo David dice.

Probad a leer Relian III o Friedrick Maihensten y darle un par de vueltas a toda la información que nos invade estos días al respecto de la tecnología y de nuestra dependencia de ella.

O leed Maldito, Nieve sangrienta o Conexión y paladear el sabor del miedo clásico, el que se siente ante lo desconocido y la falta de algo real a lo que agarrarse.

Y ahora, cuando terminéis, pensad que ese libro con trece ideas, diferentes y únicas en su desarrollo, brillantes en muchos casos, con un estilo definido y pulido; están escritas por una persona que no tiene una editorial detrás. Que aparte de la antología, tiene un blog, responsabilidades en su vida y un montón de proyectos abiertos, que no le han impedido realizar todo el proceso de publicación por si mismo —sí, es un libro autopublicado—.

Y comparadlo con otras antologías y otras novelas de CiFi o terror.

Conclusión.

¿Somos conscientes del talento oculto en manos de nuestros autores?

Leed, disfrutad y sobre todo compartid. No cuesta nada y para el autor es una gran ayuda. 

Anuncios

6 comentarios en “Reseña: Memoria selectiva

  1. ¡Vaya pedazo de reseña Yon! Estás consiguiendo que me invada el síndrome del impostor :D.

    La verdad es que tus palabras están muy acorde con la intención que tenía cada relato, y el libro en general. Casi cada uno de ellos está escrito con una motivación muy transhumanista. Porque la tecnología es nuestra amiga, siempre y cuando la tratemos con el cariño y el respeto que se merece, y que pongamos límites y controlemos qué se puede y qué no se puede hacer con ella.

    Muchísimas gracias por tus palabras. Ha sido un verdadero placer leer tu reseña, y fue un placer enorme tenerte como lector cero.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que estar al otro lado del teclado hace que valores las cosas mucho más que “solo” siendo lector.

      Creo que es muy difícil sacarse de la chistera trece relatos con enjundia, y mucho más si algunos de ellos son verdaderamente profundos.

      ¡Un placer haber participado en el proceso y a la espera de más!

      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Reto lector 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s