davHace cosa de un año vi la portada de Khimera en las estanterías de una librería, leí la contraportada, me gustó y volví a dejar el libro en su sitio. Seguramente debido a mi regla no escrita de no comprar más de dos libros por visita (soy de los de pila de lectura realista, no más de tres en el banquillo). No recuerdo que novelas compré en aquella ocasión, aunque es bastante probable que algo de Mundodisco y bastante seguro —por las fechas—algo de divulgación científica (me gusta leer sobre física en verano).

Tiempo después, y habiendo incluido en Goodreads la novela de César Pérez Gellida entre los libros deseados, me dije que había llegado la hora de leer la primera novela de CiFi contemporánea, con cierto éxito y escrita por alguien de aquí.

Expectativas.

No demasiadas siendo sincero, apenas el poso que me había dejado la contraportada y esta vez, y contraviniendo mi norma no escrita de no leer reseñas, no se me escapó que David Olier la había puntuado con cinco estrellas y David es un tipo duro, fraguado en las forjas de la CiFi hard y atemperado en la ciencia ficción anglosajona más pulida.

¿Un cinco estrellas de un escritor nacional y de una obra con cierto revuelo? ¡Ha llegado la hora! Me dije.

Historia.

2054. Guerra definitiva, paz posterior que cambia el curso de la historia tal y como la conocemos.

El argumento se ha utilizado en miles de obras —algunas las he leído incluso—, pero algunas novelas consiguen enfocar el prisma desde un ángulo diferente y Khimera es una de esas, aunque desde una perspectiva que me ha sorprendido.

Para empezar la novela tiene un nivel de acción bastante elevado y que, aunque le otorga cierto dinamismo para no perderse en la densidad del mundo descrito, le confiere un efecto peli de acción que no me termina de convencer en un libro. Esto tiene dos contrapartidas, el equilibrio entre información y acción me parece muy bien conseguido, pero le resta un poco de fuerza a alguna de las ideas principales de la novela, que creo que tenían potencial para darle mucho más calado especulativo al libro.

Por otro lado, las implicaciones geopolíticas, sociales y tecnológicas están tan bien descritas y tienen un valor visionario tan espeluznante que uno solo puede remitirse a la dedicatoria de la primera página del libro y pensar si el autor no tiene una maquina del tiempo con la que ha viajado al futuro.

En definitiva, la trama no te deja indiferente y cuando puede hacerlo te sobrepasa con momentos de acción estudiados al milímetro con el único fallo, para mi gusto personal, de dejar el potencial de la especulación en un segundo plano.

Personajes.

Al margen de la variedad y el número, no creo que sea uno de los fuertes de la novela, pero, como empiezo a darme cuenta en varias novelas, no parece influir demasiado en el fluir de la trama.

Quizá cabe destacar que en esta novela las interacciones y las conexiones temporales y geográficas, densas y complejas, se bastan para dibujar una telaraña, confusa al principio, que se va desanudando a paso medido según se va desarrollando la acción.

Es un ejemplo curioso de que no siempre es necesaria la dependencia de un personaje principal carismático para tirar del carro. Solo que en Khimera va un paso más allá, utilizando la trama y, creo que como arma principal, el estilo de narración como vanguardia de ataque.

Estilo y narrativa.

El punto fuerte de la novela, para mí, con mucha diferencia.

No me puedo ni imaginar el tiempo que le ha debido llevar construir un mundo casi cuarenta años en el futuro en el que todo es diferente a lo que imaginamos, pero que la forma en la que se llega a él es tan realista y plausible que pone los pelos de punta.

Un libro que se publicó en 2014 y que en 2017 no hace sino refrendar lo que está escrito en sus páginas ,como mínimo, otorga una buena palanca para reflexionar durante un rato.

Todo lo que tiene que ver con el aparato descriptivo es de diez: tecnología bélica, entramado geopolítico, consecuencias biológicas, sociales y económicas. Está todo, la sensación es la de estar ante “Breve historia de nuestro futuro” es impresionante. Nunca había leído una novela de ciencia ficción con un apartado de construcción de mundo tan poderoso.

Y como he dicho antes, las escenas de acción diluyen el efecto denso que pueden generar las descripciones, sobre todo en la primera parte del libro. Eso sumado a un estilo ágil, con diversos saltos espaciales por capítulo y con un montón de frentes abiertos en todo momento, hacen que las poco más de quinientas páginas vuelen ante de tus ojos.

Conclusión.

No es una novela que te deje indiferente, aunque creo que es por el hecho concreto de la propia plausibilidad de la ficción descrita y más viendo lo que pasa en el mundo cada día que uno mira el telediario.

El nivel de detalle es tan abrumador que no hay otra opción que quitarse el sombrero ante el titánico esfuerzo que ha debido suponer y por la habilidad para no convertirlo en un tratado sobre historia futura y sí construir un historia alrededor de semejante worldbuilding.

Solo puedo ponerle una pega, y está íntimamente relacionada con el tipo de lector de ciencia ficción que soy: hay varias subtramas que quedan en el aire y creo que tenían un potencial especulativo importante. Puedo imaginar al autor decidiendo hasta donde quería extender sus cavilaciones y cómo podía influir en el dinamismo de la historia. E incluso puedo concebir que todo sea parte de un plan malévolo para mantenerme pegado a Twitter esperando la noticia de una segunda parte. Y quizá la necesidad de acotar y orientar la novela a algo más visual, deja un poco al aire temas que me hubiese gustado entender mejor.

Una novela muy recomendable, sobre todo para escritores o lectores que quieran conocer como construir un mundo de pe a pa, sin perder de vista la importancia de la historia principal.

Dejo aquí mi voto para una segunda parte, quizá unos veinte años después del núcleo de este Khimera, que me haga genuflexionar ante el genio narrativo de César Pérez Gellida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s