Bruma marcoEscribir es muy difícil. Podríamos hablar durante horas sobre temas como el estilo, la narrativa, los climax, los equilibrios entre escenas y otro sinfín de cosas que, de hecho, llenan un buen montón de libros que intentan decirte cómo hay que escribir para tener éxito.

Solo que no siempre funciona así.

Es probable que el estilo de Jesús necesite pulirse (como el de cualquiera), que sus historias pequen algún momento de ser demasiado él, con un estilo propio muy definido (si eso puede ser malo). Incluso es probable que no llegue a ser tu escritor favorito.

Pero todo eso no quita para que tenga la capacidad de escribir buenas historias. Y La bruma lo es.

Expectativas.

Había leído El grito de los murciélagos, su última novela. Me gustó, aunque en algunos puntos el intimismo se hacía un tanto opresivo, no se puede negar que el autor dotó de vida propia a una historia totalmente cotidiana, tanto como para representar a muchas más personas de lo que lo puede hacer un Christian Grey, por ejemplo.

Otra cosa es que el estilo de Jesús esté fuera de la corriente principal, de la de los superventas en Amazon con futura proyección a la gran pantalla,

Mis expectativas eran más Jesús Carnerero, en su obra más reconocida. Y lo he encontrado en su mejor versión.

Historia.

De nuevo una trama basada en un mundo normal, donde la gente lleva vidas cotidianas, tirando a desastrosas.

Pero aquí es donde viene la sorpresa agradable del libro. La trama empieza por unos derroteros y acaba por otros, que puedes olisquear, pero que no te terminas de imaginar. Eso hace que pasar las páginas se convierta en un concurso de ver quién descubre antes la pista definitiva.

Personajes.

Al igual que pasaba con El grito de los murciélagos, el espacio de tiempo en el que transcurre la trama es tan corto que no hay muchas opciones para el crecimiento de los personajes.

Quizá podría poner una pega por considerar que los personajes son demasiado parecidos en cuanto a sus reacciones (con la excepción de Alan), cuando sus caracteres son muy diferentes entre sí.

Aún así, el cometido de los actores principales mostrando la acción es perfectamente válido y trabaja para que la acción no disminuya en ningún momento.

Estilo y narrativa.

Aquí está la parte reconocible del libro, la que lo hace único.

Con algún pequeño cambio, y si en la portada pusiese Tom Clancy en vez de Jesús Carnerero (así somos en este país), estaríamos ante un capítulo de cualquiera de las series actuales con suspense: ¿Stranger Things? ¿House? O, por qué no, ¿Expediente X?

Es fácil imaginarse todo en una pantalla, ver como los acontecimientos se van sucediendo, gritarle a los protagonistas: “¡no sigas por ahí, que la vas a liar!”. Todo eso tan típico de series y películas está en la novela, con el sello inimitable del autor: el toque personalista.

Conclusiones.

La bruma es una buena historia, entretenida, sin descanso y que se lee de un tirón.

Y de nuevo vuelvo a argumentar en favor del entretenimiento en un libro. Y La bruma cumple de sobra.

Vuelvo a incidir en que es un libro auto-publicado, sin grandes recursos detrás para pulir hasta el más mínimo detalle, sin medios para una publicidad desmedida y, sin embargo, una gran historia, como un gran diseño de portada y una maquetación impecable (en la versión en papel que yo compré).

Un libro perfecto para pasar un rato entretenido y conocer a nuevos escritores con mucho talento por mostrar.

Anuncios

3 comentarios en “Reseña: La bruma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s